Los obispos venezolanos piden a Maduro la celebración de elecciones «en condición de libertad e igualdad»

La Iglesia venezolana ha pedido al régimen de Nicolás Maduro que tenga «la suficiente entereza, racionalidad y sentimiento de amor al país para detener este mar de sufrimiento del pueblo venezolano», por lo que recomienda «un cambio radical en la conducción política». A través de un comunicado, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) ha extendido al Gobierno chavista su preocupación por la crisis que atraviesa la nación y han insistido «avanzar hacia una transición democrática».

En el texto, la jerarquía católica considera que las elecciones del 6 de diciembre, usadas por el chavismo para hacerse con el control del Parlamento, no fueron significativas y estuvieron amañadas. De esa manera, ha pedido un «acto de valentía» al Gobierno de Maduro para que facilite «cuanto antes» la convocatoria de elecciones presidenciales y parlamentarias «en condición de libertad e igualdad de todos los participantes».

Sin fundamento democrático

Para la CEV, el nuevo Parlamento de mayoría chavista, «no ayuda a resolver los problemas del pueblo ni crea la confianza para la recuperación del país». En su opinión, la instalación de esa Asamblea Nacional «carece de fundamento democrático, en medio de un revanchismo, de una descalificación hacía líderes de la oposición, de amedrentamientos y amenazas de persecución».

La consulta popular que puso en marcha el líder opositor Juan Guaidó, también fue juzgada por la cúpula eclesiástica, y aunque los organizadores del evento de la oposición aseguraron que la consulta contó con una «significativa» participación el 12 de diciembre, para la CEV «eso no avizora en un futuro inmediato la concreción de sus resultados».

Los obispos, que dicen «acompañar» e «interpretar» el sentimiento de la mayoría de los venezolanos, también han mostrado preocupación por los derechos humanos en el país, y han dicho en el texto que «es notorio cómo se ha deteriorado la calidad de vida, educación, salud, y servicios básicos», por lo que aseguran que eso ha conllevado al éxodo de más de cinco millones de venezolanos. La CEV también ha mencionado la crisis económica y resaltan que «padecemos una inflación indetenible y una devaluación que ha empobrecido a toda la población».

Denuncian también que «sufrimos en nuestro país las nefastas consecuencias de un modelo económico impuesto por un régimen y una ideología de corte comunista que nos ha empobrecido a todos, especialmente a los más débiles, y por otro lado, vemos a un grupo minoritario de venezolanos que se va enriqueciendo en detrimento de la mayoría de la población».

Ver los comentarios
Fuente: ABC