Llega el presidente Fernández en un clima enrarecido

Alberto Fernández cumplirá con la estrategia de comenzar a lanzar motivos concretos de reactivación económica, cuando, el jueves, esté en Neuquén, realizando su anunciada visita a Vaca Muerta, en un momento muy especial y con un motivo muy esperado: la presentación del nuevo Plan Gas, otro paquete de promoción especial (otro de tantos) para la producción gasífera.

La confirmación de la visita estaba dada desde hace 15 días, pero la accidentada agenda de la pandemia y sus expresiones de acuerdo o desacuerdo en la sociedad, fueron postergando ocasiones. La última postergación corrió la fecha del sábado pasado; y se concentró, con todas sus expectativas, para el jueves.

El Presidente llegará a una provincia bastante lejos de la relativa tranquilidad que supo tener Neuquén para la primera visita, que fue a Villa la Angostura. Entonces, la pandemia era reciente y había más motivos para la esperanza. Se pudo comer un chivito elaborado por el propio Gutiérrez y el intendente de Neuquén, Mariano Gaido, y se puso, el mandatario, un poncho regalado, para sonreír haciendo alarde de dentadura completa, sin barbijo, frente a los entusiastas fotógrafos oficiales, desde las alturas de El Messidor.

Ahora, las medidas de aislamiento renovado hasta el 25 de octubre lo preceden, provocando un clima con alta dosis de insubordinación civil, afirmada, básicamente, en la irresolución de los problemas económicos que ha causado el largo paro de la actividad en el país, y, singularmente, en la provincia, donde se vio derrumbarse a la producción petrolera casi a cero, después de un período de florecimiento inicial de Vaca Muerta, que rompía todas las expectativas máximas para el petróleo y el gas argentinos.

Fernández llegaría con el Plan Gas bajo el brazo, acompañado por el flamante secretario de Energía, el neuquino Darío Martínez. Vendrá, pues, con un discurso optimista, para retomar la producción plena y aún mayor, de los hidrocarburos que al país le hacen falta, tanto para consumir como para exportar y liquidar divisas.

Se verá como estará el incierto clima social el jueves. No hay nada seguro, pero es probable que la crispación tarde en relajarse.

Fuente: Diariamente Neuquen