La primera ministra de Finlandia, cazada de copas cuando debía aislarse por el protocolo del Covid

La primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, fue criticada este martes tras haber pasado una larga noche en una discoteca el fin de semana cuando era contacto de Covid-19.

Marin, una de las dirigentes más jóvenes del mundo con 36 años, había pedido perdón el lunes después de que una revista publicara fotos de ella en una discoteca de Helsinki, horas después de que su ministro de Exteriores, Pekka Haavisto, diera positivo.

Según la primera ministra, su entorno le había dicho en un primer momento que las directivas relativas al coronavirus no le obligaban a aislarse pese a tener contacto con una persona infectada.

Un «grave error»

«Debería haber sido más perspicaz y haber comprobado dos veces las instrucciones que me habían dado.

Siento mucho no haber entendido que tenía que hacer eso», dijo la dirigente socialdemócrata en Facebook.

Un sondeo de la cadena de televisión MTV3 reveló que dos tercios de los encuestados calificaban su salida de «grave error». La oposición también atacó duramente a la jefa de Gobierno por no ver un mensaje de texto en la noche en el que se le informaba de que tenía que aislarse. Su teléfono del trabajo se había quedado en casa. En Finlandia, la epidemia estuvo mucho tiempo entre las más bajas de Europa. Pero actualmente conoce un repunte con 300 contagios diarios por cada 100.000 habitantes.

Ver los comentarios
Fuente: ABC