Investidura Biden: «No venir hubiera sido una rendición»

Las autoridades hicieron todo lo posible por convertir Washington en una ciudad desierta, entre la amenaza de ataques a la investidura de Joe Biden tras el asalto del Capitolio y las precauciones por la pandemia de Covid-19. Se pidió a los seguidores del nuevo presidente que no acudieran a celebrar la jura de su cargo. Incluso la alcaldesa de la ciudad, Muriel Bowser, rogó a sus vecinos que siguieran la celebración desde sus casas. Todos los alrededores de los lugares por los que pasó Biden -el Capitolio, la Casa Blanca, las inmediaciones del Mall, la catedral de San Mateo Apóstol- han estado cerrados desde hace días, y muchas manzanas a su alrededor, con el tráfico cortado.

Eso no impidió

ABC Premium

  • Disfruta sin límites de toda la información, opinión y exclusivas de ABC.es. El primer mes, GRATIS.

Lo quiero

Si ya estás suscrito, inicia sesión

Más información

Fuente: ABC