El poderoso efecto protector cardiovascular de la lactancia para las mujeres

La lactancia materna parece que también posee un efecto protector frente al riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular, o de morir por una enfermedad, según un metanálisis publicado hoy en «Journal of American Heart Association (JAHA)».

Los beneficios para la salud de la lactancia materna para los niños son bien conocidos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), está relacionada con menos infecciones respiratorias y un menor riesgo de muerte por enfermedades infecciosas para los bebés que fueron amamantados. Además, también se ha relacionado con beneficios para la salud materna, incluido un menor riesgo de diabetes tipo 2, cáncer de ovario y cáncer de mama.

A pesar de que algunos estudios anteriores han investigado

la asociación entre la lactancia materna y el riesgo de enfermedad cardiovascular en la madre, los hallazgos fueron inconsistentes.

Ahora, el equipo de Peter Willeit, de la Universidad de Innsbruck (Austria) ha revisado la información de ocho estudios realizados entre 1986 y 2009 en Australia, China, Noruega, Japón y EE. UU. y un estudio multinacional.

La revisión incluyó registros de salud de casi 1,2 millones de mujeres (con una edad promedio de 25 años en el primer parto) y analizó la relación entre la lactancia materna y el riesgo cardiovascular individual de la madre.

«Recopilamos información, por ejemplo, sobre cuánto tiempo habían dado el pecho las mujeres durante su vida, el número de hijos, la edad del primer parto y si las mujeres sufrieron un ataque cardíaco o un ictus», comenta la investigadora Lena Tschiderer.

La revisión vio que un 82% de las mujeres reconoció haber dado el pecho alguna vez en su vida.

Además, en comparación con las que nunca amamantaron, las mujeres que sí lo hicieron durante algún momento de su vida tenían un riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares un 11% más bajo.

En concreto, tras un seguimiento promedio de 10 años, las mujeres que amamantaron en algún momento de su vida tenían un 14 % menos de probabilidades de desarrollar enfermedad coronaria, un 12% menos de sufrir accidentes cerebrovasculares y 17% menos de morir por enfermedad cardiovascular.

Asimismo, aquellas que habían amamantado durante más de 12 meses parecían tener menos probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares que las mujeres que no amamantaron.

Los investigadores hallaron diferencias notables en el riesgo de enfermedad cardiovascular entre mujeres de distintas edades ni según el número de embarazos.

A pesar de las recomendaciones de amamantar de organizaciones como la OMS, que recomiendan que los bebés sean amamantados exclusivamente hasta los seis meses de edad, solo 1 de cada 4 bebés recibe solo leche materna durante los primeros seis meses de vida.

«Es importante que las mujeres sean conscientes de los beneficios de la lactancia materna para la salud de sus bebés y también para su propia salud -afirma Willeit-. Estos hallazgos resaltan la necesidad de alentar y apoyar la lactancia materna, como entornos de trabajo favorables a la lactancia materna y educación y programas de lactancia materna para las familias antes y después del parto».

Una limitación de este metanálisis es que había poca información disponible sobre las mujeres que amamantaron durante más de dos años. «Si tuviéramos estos datos, habríamos podido calcular mejores estimaciones de la asociación entre la duración de la lactancia materna y el desarrollo de enfermedades cardiovasculares en las madres», concluye Tschiderer.

Ver los comentarios
Fuente: ABC