El plasma convaleciente no beneficia a las personas gravemente enfermas con Covid

El plasma convaleciente, una de las terapias que en los primeros momentos de la pandemia de Covid-19 parecía más esperanzadora, no ha demostrado ser eficaz en los pacientes con Covid-19 grave. En un estudio que se publica en Nature Medicine se detalla que esta terapia no reduce el riesgo de intubación o muerte para los pacientes con Covid-19.

Sin embargo, el estudio también revela que el perfil de anticuerpos en la sangre de las personas que han tenido el virus es extremadamente variable y esto puede modificar la respuesta al tratamiento.

«Se pensó que el plasma sanguíneo de los supervivientes de Covid-19 ayudaría a los que estaban gravemente enfermos por el virus, pero, lamentablemente, no es así», señala Donald Arnold, co-investigador principal del estudio, y profesor en la Universidad McMaster (Canadá).

De hecho, Arnold señala que no se debe usar esta terapia para tratar a pacientes hospitalizados por Covid-19, «a no ser que estén en un ensayo clínico».

El estudio también ha visto que los pacientes que recibieron plasma convaleciente experimentaron eventos adversos significativamente más graves que los que no fueron tratados con esta terapia.

No obstante, la tasa muerte no fue diferente del grupo de control de pacientes que no recibieron la sangre.

El ensayo clínico, llamado CONCOR-1, se interrumpió en enero de 2021 después de que su comité de seguridad recomendara que era poco probable que demostrara un beneficio del plasma convaleciente.

CONCOR-1 es un ensayo controlado aleatorio que excluyó a los pacientes con Covid-19 que no necesitaban estar en el hospital y a los pacientes que requerían intubación en el momento de su ingreso en el hospital.

En total, incluyó a 940 pacientes en 72 hospitales en Canadá, EE.UU. y Brasil.

A pesar de todo, el estudio ha servido para explicar por qué se ha publicado resultados contradictorios con esta terapia, ya que «los ensayos aleatorizados no muestran ningún beneficio mientras que observacionales sí», explica Jeannie Callum, de la Universidad de Queens de Toronto (Canadá).

La razón radica en que el plasma convaleciente tenía un contenido de anticuerpos del donante muy variable debido a la versátil respuesta inmunológica al virus.

El estudio indica que diferentes perfiles de anticuerpos en el plasma convaleciente impactan significativamente en el riesgo de intubación o muerte. Así, los perfiles de anticuerpos desfavorables, es decir, títulos de anticuerpos bajos, anticuerpos no funcionales o ambos, se asociaron con un mayor riesgo de intubación o muerte.

«Es posible que mientras que el plasma convaleciente de títulos altos es útil, el de títulos bajos es perjudicial», explica el co-investigador principal Philippe Bégin. «El daño puede provenir de la transfusión de plasma convaleciente que contiene anticuerpos que funcionan mal».

Una hipótesis, añade, es que esos anticuerpos disfuncionales «podrían competir con los propios anticuerpos del paciente e interrumpir la respuesta inmune. Este fenómeno se ha observado previamente en modelos animales y en estudios humanos de vacunas contra el VIH».

Bégin, profesor de la Universidad de Montreal, considera que esta información, junto con los resultados de varios estudios similares que se están llevando a cabo en el mundo, guiarán la práctica clínica con esta terapia.

Ver los comentarios
Fuente: ABC