El español Ruperto Sánchez queda en libertad tras 7 años en una prisión venezolana

El régimen de Nicolás Maduro puso en libertad la tarde de este jueves al militar venezolano con nacionalidad española, Ruperto Sánchez, tras 7 años preso por supuesta rebelión militar contra el Gobierno chavista. La información la dio a conocer la ONG Foro Penal, encargada de la defensa de los presos políticos en el país sudamericano.

De acuerdo con su defensa, Sánchez cumplió formalmente con toda su condena gracias a las redenciones judiciales (trabajo y estudios en prisión), un derecho establecido en el Código Orgánico Procesal Penal de Venezuela. El director de Foro Penal, Alfredo Romero señaló en un comunicado que «esta liberación se produjo luego de una serie de solicitudes y denuncias en virtud de que ya había cumplido condena desde el mes de julio de 2020».

Al salir en libertad, Sánchez se reencontró con esposa e hijos, con el equipo de Foro Penal, y con oficiales de la embajada y el consulado de España en Venezuela, quienes expresaron su apoyo y recibimiento en libertad. La defensa del hombre dijo en conversación con ABC este jueves que con su liberación se confirma que Sánchez «merecía su libertad», tras estar preso injustamente.

«El Tribunal de Ejecución Militar admitió que quedaba en libertad por las redenciones judiciales», expresó Alfredo Romero a ABC. El abogado de Foro Penal aseguró además que «claramente había un retraso por las redenciones», sin embargo no recibieron por parte del tribunal excusas por las cuales no se le otorgó la libertad a Sánchez hace un año.

Sánchez, de 55 años, nació en Villadolid y se fue a Venezuela de niño junto con sus padres, donde hizo su carrera y su vida. El teniente coronel de la Aviación venezolana se encontraba en la cárcel militar de Ramo Verde (la misma prisión donde estuvo Leopoldo López), ubicada en las afueras de Caracas. Sánchez quedó preso el 15 de mayo de 2014 y se le vinculó con un supuesto golpe de Estado llamado 'Golpe Azul' y 'Operación Jericó'. En febrero de 2015, recibió su condena durante un juicio exprés en la Corte Marcial de Caracas, con un Tribunal Accidental.

Recibió tratos inhumanos

El caso de Sánchez tomó fuerza en agosto del año pasado cuando el español cumplió formalmente con su condena. En una conversación que tuvo su esposa Kerling Rodríguez para una publicación de ABC, la mujer recordó que su esposo fue enviado en 2020 a una celda de castigo en Ramo Verde con más de 20 hombres, donde estuvieron 17 días.

«Fue inhumano. Ahí había una letrina para todos ellos. Las heces fecales se desbordaban. Se tenían que bañar en esa celda, y me imagino que hasta tenían que comer ahí también (…) Actualmente en Ramo Verde hay presos durmiendo en el piso y las condiciones de salubridad han empeorado en estos últimos años”, dijo la mujer a principios de junio. De acuerdo con Rodríguez, en prisión, Sánchez fue sometido a tortura blanca, psicológica y tratos vejatorios a la dignidad humana.

Otros presos políticos españoles

Sánchez estuvo hasta ayer como prisionero del régimen de Nicolás Maduro. De acuerdo con Foro Penal, María Auxiliadora Delgado Tabosky (46 años), Ángela Lisbeth Expósito Carrillo (56 años), Jorge Henrique Alayeto Bigott (48 años) y Francisco Javier Gorriño Fernández (67 años) -todos ellos con pasaporte español- son los otros nombres que siguen estando en la lista de presos políticos.

El Foro Penal, que ha sido una de las tantas organizaciones locales dedicadas al seguimiento de la población penitenciaria en Venezuela, solo representa formalmente a Sánchez; el resto de los casos son manejados por abogados privados, por decisión de los familiares.

Hasta esta semana, la organización que defiende los derechos de los presos políticos en el país petrolero, informó que hay 301 detenidos en las cárceles de Maduro por motivos políticos. Explicó a través de un acostumbrado balance semanal que hay 280 hombres, 21 mujeres, y que al menos 171 son civiles y 130 militares. En el informe estaba incluido Sánchez, quien desde ahora goza de su libertad.

El Foro Penal asegura que una persona es considerada detenida por razones políticas cuando está en prisión -incluyendo el arresto domiciliario-; cuando existe una verdadera causa política, y cuando no hay relación del detenido con actos de violencia con objetivo político.

Ver los comentarios
Fuente: ABC