Duro revés judicial para ambientalistas que quisieron frenar el oleoducto a Sierra Grande

La Cámara de Apelaciones de Puerto Madryn, que preside el juez Heraldo Enrique FIORDELISI e integran los magistrados Guillermo HANSEN y Julián Emil JALIL, rechazó el planteo de los ambientalistas de Chubut y Río Negro que se oponen al proyecto del oleoducto Vaca Muerta Sur, y dejó en firme la resolución de primera instancia de la jueza María Laura Eroles, quien sostuvo que los amparistas “solo se presentan especulaciones”, en la acción contra el gobierno de la provincia de Chubut, a quien le exigían que actuaran para frenar la obra.

Los ambientalistas apelaron a una norma provincial para hacer su planteo, sin embargo, el tribunal de alzada consideró que “es la Ley (Nacional) 26.944 la que regula la responsabilidad del Estado Nacional, por los daños que su actividad o inactividad les produzca a los bienes o derechos de las personas”.

Este enfoque, ratifica que este tipo de disputas –en todo caso-, deberían dirimirse en el fuero federal.
La jueza –en febrero pasado-, aclaró que para aceptar el recurso “deben presentarse como requisitos de la acción, la existencia de una acción u omisión antijurídica, ilícita e injustificada, un daño y el nexo causal entre ambos”. Pero como no existen esas acciones, y solo se presentaron especulaciones, el planteo se rechazó “in límine”. Consideró que el avance de la obra del oleoducto estaría dentro de un “eventual peligro”, pero que no afecta la vida de las personas.

Dijo la jueza Eroles: “si la acción tiene por objeto evitar el daño ambiental que el proyecto YPF Vaca Muerta Oleoducto Sur pudiera ocasionar (..) las medidas preventivas que se piden, esto es, que la demandada (la provincia de Chubut) informe sobre su actuar frente a aquel proyecto o implemente un estudio de impacto ambiental, no resultan conducentes a los fines de evitar el posible perjuicio que se invoca”. O sea, que la provincia de Chubut, nada tiene que hacer en este tema.

En un escrito de abril pasado que no fue apelado, y por lo tanto “queda firme”, según destacaron fuentes judiciales de aquella provincia, los jueces del tribunal cuestionaron el enfoque que le dieron a su presentación legal los ambientalistas, porque “no se plantea la inconstitucionalidad de ninguna de las normas citadas, por el contrario, los recurrentes se esmeran en citar su aplicación a lo largo de todas sus presentaciones”.

La Justicia de Chubut rechazó la acción judicial de un amplio colectivo integrado por cámaras turistas, organizaciones vecinales, conservacionistas y ambientales de la provincia contra la gran apuesta de la petrolera YPF para la exportación de petróleo.

Quienes impulsaron la demandan se nuclearon en lo que se denominó “Bloque Multisectorial Acción Chubut”, y pretendían que el Estado de Chubut ante lo que consideraron una “inacción” de la gobernación que encabeza Ignacio Torres, una intervención activa para prevenir y evitar el posible daño que podría provocar la terminal petrolera del oleoducto, que se montará en Sierra Grande
Para este grupo, el proyecto presentado por YPF, constituye “una clara amenaza al patrimonio biocultural, histórico, socio-productivo en la zona”.

La presentación original, de fines del año pasado, fue motorizada por la Cámara de Turismo y Servicios de Península Valdés (CAPENVAL), la Asociación Red de Alquileres Temporarios de Puerto Madryn, el Instituto de Conservación de Ballenas (ICB), la Asamblea Vecinal de Puerto Pirámides, la Asociación Argentina de Guías Balleneros y la Cámara Patagónica de Empresas de Avistajes de Ballenas.
Además, se sumaron la Fundación Península Valdés Orca Research, la Asociación Argentina de Abogados y Abogadas Ambientalistas (Aadeaa), la Fundación Greenpeace Argentina, la Asamblea en Defensa del Territorio de Puerto Madryn y la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN). Además, firmaron la Fundación Patagonia Natural, la Asociación de Agencias de Viajes y Turismo Península Valdés, la Asociación de Guías Profesionales de Turismo del Chubut y la Asamblea No a la Mina de Esquel.

Ahora el tribunal, determinó que “concuerda con la decisión de la Sra. Jueza de grado, por lo que procede confirmar la providencia recurrida en todo lo que ha sido materia de los agravios del apelante”, y es por esto que resolvió “confirmar la sentencia interlocutora registrada como N° 05/24, en todo lo que ha sido materia de agravios”.

Impacto ambiental

El 17 de agosto pasado, durante la audiencia pública convocada por la Secretaria de Ambiente y Cambio Climático de la provincia de Río Negro, que se realizó en Sierra Grande, Francisco Pinilla, de ERM Consultora, seleccionada por YPF para realizar el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de la terminal portuaria y las instalaciones aledañas, aseguró que “va a ser el puerto petrolero más moderno del mundo”, y consideró que los impactos ambientales serían “entre bajos y moderados”, y que se generarían en mayor medida en la etapa de construcción, y no en la de operaciones. “Mientras va avanzando la obra dejan de existir”, destacó en ese momento Julio Cotti, consultor ambiental de Hidroar, empresa que se encargó del EIA del segundo tramo.

Pinilla aclaró que “estamos rodeados de unidades de conservación, sabemos que son importantes y fueron tenidas en cuenta”. Y destacó que consultaron a especialistas ambientales de Chubut para la elaboración del informe. “No existen impactos ni significativos ni críticos”, dijo Pinilla en la audiencia pública.

FUENTE: NoticiasNet