Dos estudios advierten de la necesidad de la 3 dosis de la vacuna covid en pacientes con cáncer

A pesar de haber recibido las dosis de una vacuna para el Covid-19, los pacientes con cáncer presentan niveles reducidos de anticuerpos neutralizantes contra algunas variantes preocupantes del coronavirus SARS-Cov-2, según dos investigaciones publicadas en « Nature Cancer»

Los hallazgos de estos dos trabajos pueden tener implicaciones para el manejo de los pacientes con cáncer durante la pandemia que todavía está fuera de control en muchos países del mundo.

A medida que muchos países continúan reduciendo las restricciones implantadas para contener la pandemia del coronavirus, los científicos y los responsables de las políticas sanitaras ven con cierto recelo la propagación de variantes preocupantes, como la variante Delta altamente infecciosa identificada ya en España.

Esta situación ha cuestionado la durabilidad y la potencia de las respuestas provocadas por las vacunas contra el SARS-CoV-2 en algunos grupos vulnerables clave, como son los pacientes con cáncer.

Y aunque se ha dado prioridad a los pacientes con cáncer para la vacunación, no fueron incluidos en los grandes estudios que sirvieron para la aprobación de las de vacunas, por lo que se sabe comparativamente poco sobre su respuesta tanto a la infección como a la vacunación.

Ahora estos dos estudios publicados en «Nature» que forman parte del proyecto CAPTURE muestran que su respuesta para ser diferente, menos duradera, por lo que urgen a que sea un grupo prioritario a la hora de la tercera dosis de vacuna.

En el primer artículo, el equipo de Samra Turajlic dela Instituto Nacional del Cáncer de Reino Unido evaluó a 585 pacientes con cáncer (mediana de edad de 60 años; 60% hombres) después de la administración de dos dosis de la vacuna Oxford-AstraZeneca o de la vacuna Pfizer-BioNTech, administradas durante 12 semanas.

Los investigadores observaron que los pacientes con cánceres hematológicos (de la sangre) tenían niveles bajos de anticuerpos neutralizantes, o ninguno, detectables contra cada variante de interés estudiada (Alfa, Beta o Delta), incluso después de su segunda dosis de vacuna.

Esto, escriben, «sugiere que estas personas pueden ser particularmente vulnerables a estas variantes y plantea la posible necesidad de que los miembros de este grupo se protejan».

Además, el estudio muestra que la infección previa con SARS-CoV-2 aumentaba los niveles de anticuerpos neutralizantes inducidos por la vacuna en pacientes con cáncer, «lo que respalda la idea de que las personas con cáncer, y especialmente aquellas con cáncer de la sangre, pueden beneficiarse de una tercera dosis de vacuna».

La investigación asimismo encontró que el 79% de estos pacientes vacunados presentaban otro tipo de respuesta inmune, conocida como respuesta de células T, que fue la misma para todos los pacientes con cáncer, sólidos o de sangre, y para cualquiera de las vacunas.

«Es importante destacar que la vacunación indujo esta respuesta en pacientes que no tenían una respuesta de anticuerpos neutralizantes», aseguran los autores del trabajo, que también reconocen que hará falta más trabajo para comprender completamente «cómo las células T contribuyen a la protección».

En el segundo artículo, que analizó las respuestas a la infección por SARS-CoV-2 en 118 pacientes con cáncer no vacunados (edad promedio de 59 años; 54% hombres), Turajlic y su equipo encontraron que, aunque los pacientes con cánceres desarrollaron una respuesta de anticuerpos neutralizantes duraderos al SARS-CoV-2, los pacientes con cáncer hematológico tenían respuestas inmunes deterioradas a la misma infección.

Además, detallan, las respuestas de las células T después de la infección se detectaron en la mayoría de los pacientes con cáncer, aunque con mayor frecuencia en pacientes con cáncer sólido (hasta un 76%) en comparación con aquellos con cánceres de la sangre (52%).

Tomando estos datos en conjunto, los autores sugieren que los pacientes con cáncer de sangre son más susceptibles a la reinfección y al riesgo de enfermedad grave.

Y concluyen que sus datos respaldan la necesidad de priorizar la vacunación de refuerzo de los pacientes con cáncer.

Para Enriqueta Felip, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), las conclusiones de este estudio «no se limitan a aquellos pacientes con cáncer en tratamiento con quimioterapia y/o radioterapia, ya que mas del 60% de pacientes recibían otros tratamientos oncológicos».

Por tanto, teniendo en cuenta que el estudio incluía pacientes con otros tratamientos, la mayor edad de la población de pacientes con cáncer, y las consecuencias de la infección (tanto riesgos directos por el SARS-CoV-2 como el impacto en el tratamiento de su tumor), consideramos que no solo los pacientes con quimioterapia y/o radioterapia se beneficiarían de esta dosis de refuerzo de la vacuna, «sino que debería ampliarse sus indicaciones a otros tratamientos oncológicos».

Ver los comentarios
Fuente: ABC