Descubren el vínculo entre la inflamación y el desarrollo del cáncer de páncreas

Desde hace años se sabe que existe una relación entre la inflamación y el desarrollo de tumores en varios tipos de cáncer; sin embargo, las razones específicas detrás de esta conexión se desconocen, hasta ahora.

Un estudio realizado por un equipo del MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas (EE.UU.) explica esta conexión entre la inflamación y el desarrollo del cáncer de páncreas. Según el estudio publicado hoy en Science, las células pancreáticas muestran una respuesta adaptativa a los episodios inflamatorios repetidos que, inicialmente, protege contra el daño tisular, pero puede promover la formación de tumores en presencia de KRAS mutante.

La información, aseguran, puede ofrecer claves para el diseño de nuevos tratamientos para la pancreatitis o

inflamación del páncreas que también podrían prevenir el desarrollo del cáncer de páncreas.

En su investigación, los científicos demostraron que el gen KRAS mutante, presente en aproximadamente el 95% de todos los cánceres de páncreas, sostiene esta respuesta adaptativa, lo que conduce a una presión selectiva para mantener la mutación que causa el cáncer.

«Descubrimos que un solo evento inflamatorio transitorio es capaz de inducir una reprogramación -transcriptómica y epigenética- a largo plazo de las células epiteliales que cooperan con el gen KRAS para promover tumores pancreáticos mucho tiempo después de que se terminara la inflamación», explica la autora Andrea Viale.

En el contexto de la pancreatitis repetida, las mutaciones de KRAS se pueden adquirir desde el principio para limitar el daño tisular, lo que sugiere la existencia de una fuerte presión evolutiva para seleccionar células mutadas y «proporciona una posible explicación de la presencia casi universal de KRAS mutante en los cánceres de páncreas».

El estudio analizó el efecto de la pancreatitis, inflamación en el páncreas relacionada con un mayor riesgo de cáncer de páncreas, en las células epiteliales pancreáticas.

Usando un modelo de cáncer de páncreas inducible por KRAS, vieron que la inflamación provocaba cambios patológicos en las células pancreáticas, pero que se resolvieron en una semana. Sin embargo, la activación de KRAS, incluso meses después de la resolución de la inflamación, causó la formación acelerada de tumores, lo que sugiere que la inflamación impulsa cambios a largo plazo en las células epiteliales que cooperan con el gen KRAS mutante para promover el desarrollo del cáncer.

El análisis molecular profundo de las células epiteliales después de un solo evento inflamatorio demostró una reprogramación sustancial de la expresión génica y la regulación epigenética que persistió mucho después de la recuperación del daño tisular, un proceso que los investigadores denominaron «memoria epitelial».

Esta reprogramación celular activa vías relacionadas con la supervivencia celular, la proliferación y el desarrollo embrionario, que son similares a las vías activas durante el desarrollo del cáncer.

Además, vieron que la reprogramación celular causada por la inflamación también facilitó la adquisición de metaplasia acinar-ductal (ADM), un proceso reversible en el que las células acinares pancreáticas adquieren características de células ductales. Se cree que la ADM, un proceso que ocurre normalmente en respuesta al daño pancreático, es un precursor del cáncer de páncreas.

Investigaciones anteriores han demostrado que las mutaciones de KRAS pueden inducir y estabilizar ADM.

Aquí, los autores demostraron que la inducción de KRAS mutante durante inflamaciones repetidas resultó en ADM más pronunciado y prácticamente sin daño tisular.

«Estamos trabajando para comprender mejor cómo las células mantienen la memoria epitelial que observamos, pero», escriben.

El equipo ahora está trabajando para desarrollar estrategias para estimular ADM en el páncreas mientras contrarresta la presión de selección para KRAS mutado. Si es eficaz, el trabajo puede ofrecer nuevos tratamientos para la pancreatitis que también podrían prevenir el desarrollo del cáncer de páncreas.

Ver los comentarios
Fuente: ABC