Datos oficiales: en seis meses hubo 151 víctimas de violencia de género en Argentina

Durante los primeros seis meses del año 2024, se registraron 151 femicidios y casos vinculados de mujeres y niñas en Argentina, según el informe del Observatorio de Femicidios “Adriana Marisel Zambrano”. Estos datos alarmantes evidencian la persistencia de la violencia de género en el país, con el 57% de los agresores siendo parejas o exparejas de las víctimas.
Uno de los aspectos más preocupantes revelados por el informe es que el hogar continúa siendo el lugar más peligroso para las mujeres víctimas de violencia, con el 58% de los femicidios ocurriendo en su propia vivienda. A pesar de que esta problemática abarca todo el territorio argentino, las provincias con mayor cantidad de casos son Buenos Aires, Santa Fe, Chaco y Entre Ríos.
La Casa del Encuentro, ONG encargada de brindar asistencia a mujeres víctimas de violencia, denunció un serio desmantelamiento en las políticas públicas de género por parte del Estado Nacional. El reciente despido del 80% del personal afectó gravemente programas esenciales como la Línea 144, Hogares y Refugios, Ley Micaela, entre otros, provocando un retroceso significativo en la protección de las mujeres y diversidades.
Ante esta situación, desde la organización se alertó sobre la inactividad de importantes recursos como el Sistema Único de Registro de Denuncias por Violencia de Género (URGE) y la falta de implementación del patrocinio jurídico gratuito para víctimas de violencia de género. Asimismo, se mencionó la disolución de los Centros de Acceso a la Justicia y el incumplimiento de tratados internacionales firmados por Argentina.
La falta de respuesta efectiva por parte de las autoridades ha generado un clima de impunidad que potencia aún más la violencia de género en la sociedad, llegando al extremo del femicidio. Las organizaciones solicitan al Estado argentino el respeto por los derechos humanos, el cumplimiento de leyes nacionales e internacionales, y la restitución de la institucionalidad en los organismos encargados de combatir esta problemática.
En este contexto de crisis en la lucha contra la violencia de género, resulta imperativo que se tomen medidas urgentes para garantizar la protección de las mujeres y diversidades en Argentina. La violencia no puede ser naturalizada ni disminuida, es un tema de derechos humanos que requiere de acciones concretas para su erradicación. Mientras tanto, las organizaciones continúan denunciando y exigiendo un cambio que ponga fin a esta cruda realidad que sigue cobrándose vidas.

FUENTE: NoticiasNet