Atenas se tiñe de naranja y Helsinki de blanco: el tiempo sorprende en Europa

Una nube de polvo amarillo anaranjado procedente del desierto del Sahara ha cubierto parte de Grecia, creando escenas espectaculares y llevando a las autoridades a emitir advertencias sanitarias.

El servicio meteorológico griego informó que las condiciones del martes habían favorecido el desplazamiento de polvo procedente de África, lo que se estaba manifestando en un “aumento de las concentraciones en la atmósfera”, sobre todo en el sur del país.

Se espera que el polvo disminuya gradualmente este miércoles por la mañana, predijo el servicio, y a partir del mediodía estaría “limitado al este”.

Videos e imágenes compartidos en internet mostraban a personas en Atenas observando la niebla amarilla – anaranjada desde las colinas cercanas a la capital griega.

La gente se reúne al aire libre mientras el polvo cubre Atenas, el 23 de abril de 2024. (Foto: George Vitsaras/EPA-EFE/Shutterstock).
Un hombre baja una colina en la capital griega. (Foto: Louisa Gouliamaki/Reuters).

Otros dieron paseos nocturnos por la ciudad y compartieron las escenas de color naranja brillante en las redes sociales. El meteorólogo griego Kostas Lagouvardos publicó en Facebook que Atenas parecía “una colonia de Marte”.

Las nubes de polvo que se desplazan desde el norte de África hasta Grecia y otras regiones es un fenómeno que se produce ocasionalmente, que trae consigo una visibilidad limitada y provoca advertencias sobre riesgos respiratorios.

Chipre, país del Mediterráneo oriental, también se ha visto afectado por el polvo.

Un sistema de bajas presiones sobre el norte de África arrastró polvo sobre Chipre varias veces a mediados de abril, “oscureciendo los cielos y reduciendo la calidad del aire”, dijo la NASA el martes.

Una imagen del satélite Terra de la NASA mostró “un manto de bronceado” sobre Chipre el 22 de abril. Se esperaba que el polvo siguiera cruzando el Mediterráneo y afectara tanto a Chipre como a Grecia en los próximos días, según la NASA.

Una nube de polvo del desierto del Sahara en África cubre la Acrópolis el 23 de abril de 2024 en Atenas. (Milos Bicanski/Getty Images)

Un tiempo “extraño” golpea a Finlandia

Mientras algunas zonas de Grecia se teñían de naranja, Finlandia se enfrentaba a una semana de abril inusualmente blanca. La nieve, más intensa de lo habitual en el norte del continente, paralizó el transporte público en el sur de Finlandia, según informó la cadena pública YLE.

El “extraño tiempo de abril” trajo más de 20 centímetros (7.8 pulgadas) de nieve a algunas zonas, dejando varados los tranvías y retrasando los servicios de autobús y metro en la capital finlandesa y provocando cancelaciones de vuelos y retrasos en el aeropuerto de Helsinki, informó YLE el martes.

La gente cruza un ferrocarril cubierto de nieve en Helsinki, Finlandia, el 23 de abril de 2024, cuando un sistema climático inusual detuvo los tranvías de la ciudad. (Foto: Alessandro Rampazzo/Agencia Anadolu/Getty Images)

Mientras tanto, la policía del suroeste del país informó de una docena de accidentes de tráfico -sin heridos graves- y los trabajadores de mantenimiento se esforzaron por retirar la nieve de las líneas eléctricas.

Aunque las nevadas no son infrecuentes en los meses de invierno en Finlandia, un responsable de prensa del operador de transporte público de Helsinki, HSL, Johannes Laitila, declaró a YLE que este tiempo era “inusual” para finales de abril e instó a los viajeros a prever más tiempo para sus viajes.

Las fotos mostraban a los habitantes de Helsinki caminando por la espesa capa de nieve y hielo, llevando paraguas bajo la intensa nevada, y altos cúmulos de nieve amontonados en aceras, coches y patinetas.

El operador aeroportuario finlandés Finavia dijo que en el aeropuerto de Helsinki había caído lluvia helada nocturna “que se convierte en hielo casi inmediatamente cuando toca el suelo”.

“Como consecuencia, el deshielo de las pistas y de las alas de los aviones debe realizarse mucho más de lo habitual para la época del año”, añadió Finavia.

FuenteCÑÑ