Ataque ruso al hospital infantil en Kiev: los médicos protegieron con sus cuerpos a los niños que estaban en plena cirugía

 

Al menos tres pequeños tenían sus cavidades torácicas abiertas cuando el estallido del misil provocó que todo tipo de esquirlas volaran en los quirófanos y otras salas del centro de salud. Más de dos mil socorristas y voluntarios trabajaron en las operaciones de rescate

El 8 de julio, Rusia disparó 38 misiles de diversos tipos contra Ucrania, según declaró el comandante de las Fuerzas Aéreas ucranianas, Mykola Oleshchuk. Debido a la complejidad y escala del ataque, no fue posible derribarlos a todos. Kyiv, Dnipro, Kryvyi Rih, Sloviansk y Kramatorsk fueron atacadas. Al menos 37 personas murieron y cientos resultaron heridas. El mayor número de muertos se produjo en Kyiv: 23, según la Fiscalía General de Ucrania. Dos de ellos se encontraban en el mayor hospital infantil de Ucrania, Okhmatdyt, que trata a niños con cáncer y enfermedades raras. El misil alcanzó el hospital durante una intervención quirúrgica. Más tarde, el director general de Okhmatdyt, Volodymyr Zhovnir, dijo que había 670 niños en el hospital en el momento de la explosión. Tres niños yacían en las mesas quirúrgicas con las cavidades torácicas abiertas. Los médicos y las enfermeras cubrieron a los niños con sus cuerpos para protegerlos de los fragmentos de cristal y hormigón. Además, en Kyiv, fragmentos de un cohete derribado cayeron sobre un edificio que albergaba instalaciones médicas privadas. Allí murieron al menos nueve personas. También resultaron dañados bloques de apartamentos, edificios de oficinas e instalaciones industriales, con muertos y heridos por todas partes.

La alarma en Ucrania sonó a las diez y media de la mañana, al comienzo de la jornada laboral. Aunque la mayoría de los 38 misiles fueron derribados por las fuerzas de defensa antiaérea ucranianas, según informaron las Fuerzas Armadas de Ucrania, en la capital, los misiles alcanzaron un rascacielos residencial, el edificio administrativo de unas de las plantas y el hospital infantil “Okhmatdyt”, en el centro de la ciudad.

Okhmatdyt” – el nombre del hospital se traduce como “cuidado de la madre y el niño” – es el mayor centro médico de Ucrania, que trata a diario a unos 600 niños con las enfermedades más complejas. Trata a niños con enfermedades oncológicas, genéticas y neurológicas, rescata a niños con complicaciones de enfermedades infecciosas, tiene un centro de enfermedades raras y realiza trasplantes de médula ósea.

Desde el comienzo de la invasión rusa, niños de todo el país han sido llevados a Okhmatdyt con las heridas y amputaciones más graves. Los ucranianos acuden a Okhmatdyt como última esperanza para salvar a sus hijos. Cuando la vida del niño y de sus padres ya se ha convertido en una lucha continua por cada aliento. El tratamiento se lleva a cabo en diez edificios con el equipamiento más moderno del país. Muy a menudo, los cirujanos operan a los niños durante los ataques aéreos y los bombardeos porque no pueden demorarse. El 8 de julio, un misil ruso alcanzó uno de los edificios del hospital justo cuando estaban realizando este tipo de operaciones.

La enfermera quirúrgica Iryna dice que estaba preparando a un bebé de 8 meses para una operación de corazón. Durante la explosión, el cirujano corrió hacia el niño y lo cubrió, salvándolo de los fragmentos de cristal y hormigón. En los quirófanos vecinos, las operaciones ya estaban en marcha y los niños yacían con el pecho abierto. Los médicos también los cubrieron con sus cuerpos.

(Maksym Savchenko/The Reckoning Project)(Maksym Savchenko/The Reckoning Project)

En la unidad de cuidados intensivos, los niños se salvaron al ser sacados en camillas al pasillo a tiempo de esconderse detrás de dos paredes. Son medidas de seguridad conocidas por todos en Ucrania: durante un ataque aéreo, se necesitan al menos dos paredes del edificio entre uno y la calle para protegerse de los escombros.

Inna Bondarenko, enfermera jefe de la unidad de cuidados intensivos, dice que es casi imposible bajar a los niños al refugio desde esta unidad porque respiran con máquinas de oxígeno y no pueden andar. Los niños se encuentran en un estado tan grave que sus padres están con ellos durante el tratamiento.

Cuando todos se escondieron en el pasillo, Inna Bondarenko corrió a su despacho: había olvidado algo y, después de todo el estrés, no recordaba qué era. En ese momento se produjo una explosión. La enfermera fue arrojada contra la pared, le cayeron encima cristales que le cortaron los brazos y la cara. Inna se arrastró de rodillas hasta la puerta, empezó a subir y la cabeza le daba vueltas. El edificio parecía haber volado por los aires durante la explosión, y todos los que estaban en él, dice la enfermera. Mientras habla de ello, llora. La abraza su colega Anna Isayeva, jefa de la unidad de cuidados intensivos.

(Ghanna Mamonova/The Reckoning Project)(Ghanna Mamonova/The Reckoning Project)

Las mujeres recuerdan que, en un instante, todas las ventanas del edificio se rompieron, las puertas volaron y el techo suspendido empezó a caer. La onda explosiva fue tan fuerte que el pesado equipo médico salió volando de las salas y se introdujo en los pasillos.

En los primeros momentos, niños y adultos estaban entumecidos por el horror, recuerda Inna Bondarenko. “Los adultos abrazaban a sus hijos con todas sus fuerzas y lloraban. Cuando pasó el primer shock, la gente empezó a salir corriendo. Nadie entendía dónde se había producido la explosión”.

Los cristales rotos crujían bajo los pies. Había cajas de medicamentos y dibujos de niños por todas partes. El vídeo grabado por los médicos en los primeros minutos después de la explosión muestra el patio del hospital lleno de humo y polvo, con pequeños trozos de película de colores flotando en el aire, que se había utilizado para cubrir las ventanas de uno de los edificios del hospital. Cuando las ventanas se hicieron añicos, la película se cortó en millones de pedazos y cubrió el patio del hospital como si fuera nieve. Cayó sobre la gente de la calle, que permanecía abrazada y llorando. Todos miraban hacia el Departamento de Toxicología e Intoxicación, donde los niños recibían diálisis. El edificio de dos plantas estaba medio destruido. Humo, polvo y fuego surgían de las ruinas.

Cadena humana

(Ghanna Mamonova/The Reckoning Project)(Ghanna Mamonova/The Reckoning Project)

Médicos y enfermeras fueron los primeros en despejar los escombros. Muchos de ellos llevaban batas médicas blancas ensangrentadas. Tenían las manos cortadas.

Los fragmentos impedían acercarse a los escombros. El humo carcomía los ojos. En poco tiempo se formó una cadena humana y la gente se pasaba unos a otros trozos de ladrillos rotos y cemento. Las piedras calientes les quemaban las manos. Nadie sabía si había médicos y niños bajo los escombros.

Uno de los médicos grabó un llamamiento en las redes sociales: “Estoy vivo, necesito ayuda para retirar los escombros”. En ese momento, los residentes de los bloques vecinos corrieron hacia el hospital infantil para ayudar. Llevaban botellas de agua. Algunos empezaron a retirar los escombros, mientras otros entraban en las salas destrozadas del hospital y llevaban a los niños en brazos.

(Oleksandr Surovtsov/The Reckoning Project)(Oleksandr Surovtsov/The Reckoning Project)

Las ambulancias empezaron a llegar al hospital desde todas partes de Kyiv. El sonido de las sirenas no cesaba. Jóvenes pacientes envueltos en sábanas y con bolsas de oxígeno eran transportados a las ambulancias. En las sombras bajo uno de los edificios destrozados, niños con la cabeza calva por la quimioterapia se sentaban en fila. Estaban en sillas de ruedas, apoyados en adultos que los abrazaban con un brazo y sostenían goteros en el otro. Los que podían andar solos, apoyándose en sus padres, subieron a las ambulancias. Los niños destacaban entre la multitud por sus cabezas calvas.

Poco a poco, el patio del hospital se fue llenando de cientos de personas: rescatadores, policías, militares y civiles de Kyiv. Todos llevaban botellas de agua. Hacía calor en Kyiv, cerca de un edificio caliente, entre el humo y el polvo, y todo el mundo tenía sed.

Las tareas de rescate

(Oleksandr Surovtsov/The Reckoning Project)(Oleksandr Surovtsov/The Reckoning Project)

Los equipos de rescate inundaron el edificio con hidrantes de incendio, pero no dejaba de arder. Aproximadamente tres horas después del ataque, la sirena antiaérea volvió a sonar y alguien se escondió, pero el trabajo no se detuvo. La gente entró en los edificios afectados para limpiar. Había al menos doscientos voluntarios en cada piso. Rastrillaban cristales con palas y escobas, abrían puertas bloqueadas con amoladoras. Cientos de bolsas de basura de construcción se pasaban de mano en mano, desde el sexto piso hasta la calle. Las enfermeras repartían mascarillas médicas y respiradores para evitar que los voluntarios respiraran el polvo. Muchas personas se sentían mal por la asfixia y las enfermeras las sacaban al aire libre. Los médicos buscaban entre los escombros el material médico superviviente y lo llevaban a un lugar seguro.

(Ghanna Mamonova/The Reckoning Project)(Ghanna Mamonova/The Reckoning Project)

(Ghanna Mamonova/The Reckoning Project)(Ghanna Mamonova/The Reckoning Project)

(Ghanna Mamonova/The Reckoning Project)(Ghanna Mamonova/The Reckoning Project)

Al cabo de unas cinco horas, el edificio de cuidados intensivos estaba limpio. En una de las salas, que no estaba muy dañada, una enfermera ponía un gotero a una niña enferma. Ella y su madre aún no habían sido trasladadas a otro hospital y era imposible interrumpir el tratamiento.

Una vez despejado un edificio, los voluntarios pasaron a otro. La explosión dañó 5 edificios del hospital junto con el edificio destruido.

Había bolsas de basura por todas partes en el patio del hospital. Los hombres las arrojaban a los camiones para liberar espacio.

(Maksym Savchenko/The Reckoning Project)(Maksym Savchenko/The Reckoning Project)

Había tanta gente dispuesta a ayudar que la policía comenzó a impedir el acceso al hospital. El tráfico se detuvo en los alrededores. La gente transportaba agua, alimentos y medicinas en grandes cantidades. En la ciudad corrió el rumor de que había niños y médicos atrapados bajo los escombros.

El edificio destruido aún humeaba, a pesar de que habían pasado seis horas desde la explosión. Una gran losa de hormigón hacía imposible desmontar los escombros. Se trajo al hospital una grúa de construcción para retirarla.

(Maksym Savchenko/The Reckoning Project)(Maksym Savchenko/The Reckoning Project)

El saldo de víctimas y el destino de los pacientes

(Ghanna Mamonova/The Reckoning Project)(Ghanna Mamonova/The Reckoning Project)

Hacia las 21.00 horas, tras 10 horas de operaciones de rescate, a la entrada del hospital de Okhmatdyt, el ministro de salud ucraniano, Viktor Lyashko, declaró que 50 personas habían resultado heridas en el hospital a causa del ataque con cohetes y que dos adultos habían muerto, uno de ellos una doctora de 30 años, Svitlana Lukyanchuk. Trabajaba como nefróloga pediátrica. En el edificio destruido, trataba a niños que necesitaban diálisis. Hoy era su primer día de vuelta al trabajo tras sus vacaciones. La segunda víctima era familiar de un paciente. Los niños del hospital no murieron, pero siete resultaron heridos. El más pequeño de ellos tiene 2 años y medio. El estado de los niños heridos es satisfactorio.

(Oleksandr Surovtsov/The Reckoning Project)(Oleksandr Surovtsov/The Reckoning Project)

670 pacientes fueron evacuados a otros hospitales de Kyiv. Tras el bombardeo, el hospital no puede continuar su labor y el gobierno ucraniano está buscando locales para que los médicos puedan reanudar la asistencia a los niños. Sin embargo, parte del equipo médico no puede transportarse desde Okhmatdyt y no hay alternativa en el país. Los médicos están evaluando qué equipos médicos han resultado dañados y si pueden repararse. Se han suspendido las operaciones programadas, incluidas docenas de operaciones para las que los niños se habían estado preparando durante seis meses. Es difícil llevarlas a cabo en otras instituciones médicas.

Más ataques rusos

(Anna Tsyhyma/The Reckoning Project)(Anna Tsyhyma/The Reckoning Project)

Mientras se llevaban a cabo los esfuerzos de rescate en Okhmatdyt, otro ataque ruso en otro distrito de Kyiv alcanzó instalaciones médicas privadas. Un misil lanzado por Rusia pudo ser derribado por las fuerzas de defensa antiaérea sobre la ciudad, y sus restos cayeron sobre un edificio que albergaba dos hospitales. El centro médico quedó parcialmente destruido. Allí murieron nueve personas, entre ellas empleados de empresas cuyas oficinas también se encontraban en el edificio.

(Anna Tsyhyma/The Reckoning Project)(Anna Tsyhyma/The Reckoning Project)

“Vi personalmente el cuerpo de una niña. Me pareció que había venido a concertar una cita en el hospital. Estaba tumbada y no respiraba”, dijo Oleksandr Kariakin, que trabajaba en una oficina cercana. Él sobrevivió, pero dos de sus colegas murieron.

El antecedente de la maternidad de Mariupol

The Reckoning Proyect está documentando los ataques contra instalaciones sanitarias en Ucrania desde el famoso caso de un ataque aéreo ruso contra la sala de maternidad de un hospital infantil de Mariupol, una gran ciudad del sur de Ucrania que en aquel momento seguía combatiendo, el 9 de marzo de 2022. Al menos 33 personas resultaron heridas en el ataque, tres de las cuales murieron en la sala de maternidad. Entre ellas había una mujer embarazada y su hijo no nacido. La sala de maternidad formaba parte del recién renovado Hospital Central nº 3 “Salud de la Madre y el Niño”, que prestaba una amplia gama de servicios médicos a toda la zona sur de la región de Donetsk.

Antes de la guerra, el centro recibía entre 18 y 20 partos a la semana, según declaró anteriormente a The Reckoning Project Lyudmyla Mykhailenko, directora interina del hospital. Durante la guerra, el número de partos en el departamento, que era el único de la zona, aumentó a 20-30 al día, ya que resultaba imposible desplazarse por Mariupol debido a la intensidad de los ataques. Algunos hospitales estaban demasiado lejos y otros fueron destruidos o dañados.

Empleados de emergencias ucranianos y agentes de policía evacuan a una mujer embarazada herida, Iryna Kalinina, de 32 años, de un hospital de maternidad dañado por un ataque aéreo ruso en Mariupol, Ucrania, 9 de marzo de 2022. (AP Photo/Evgeniy Maloletka)Empleados de emergencias ucranianos y agentes de policía evacuan a una mujer embarazada herida, Iryna Kalinina, de 32 años, de un hospital de maternidad dañado por un ataque aéreo ruso en Mariupol, Ucrania, 9 de marzo de 2022. (AP Photo/Evgeniy Maloletka)

El día del ataque aéreo, había 37 mujeres embarazadas y 20 niños, incluidos bebés prematuros, en el hospital. El personal médico intentó acomodar al mayor número posible de mujeres en los pasillos. “Cuando llegué a la maternidad, estaba segura de que estaba a salvo. Nadie en su sano juicio bombardearía un hospital de maternidad. Es como bombardear una iglesia, ¿no?”, dijo Anastasia Piddubna, una de las supervivientes. Ella y su hijo, que nació dos semanas después del ataque aéreo, consiguieron escapar juntos de Mariupol.

Según el Derecho Internacional Humanitario, los hospitales y las clínicas no pueden ser blanco de ataques. Están reconocidos como objetos civiles con protección especial. El artículo 8 del Estatuto de la Corte Penal Internacional establece que dirigir intencionadamente ataques contra hospitales y lugares donde se concentran enfermos y heridos es un crimen de guerra.

Varias organizaciones internacionales y de derechos humanos -entre ellas eyeWitness to Atrocities (eyeWitness), Insecurity Insight, Media Initiative for Human Rights (MIHR), Physicians for Human Rights (PHR) y Ukrainian Healthcare Center (UHC) – han creado un mapa de los ataques https://www.attacksonhealthukraine.org/ contra instalaciones médicas ucranianas desde el inicio de la invasión a gran escala en febrero de 2022.

En total, registraron 1442 ataques contra instalaciones médicas, en 742 casos se dañaron hospitales y clínicas y murieron al menos 210 trabajadores médicos.

Ucrania no es el primer país que se enfrenta a este tipo de tácticas bélicas. En octubre de 1999, misiles rusos alcanzaron una maternidad en Grozny. Al menos 30 personas murieron ese día en el ataque, entre ellas mujeres y recién nacidos, según informó entonces la agencia de noticias AR. Grozny quedó arrasada, de forma similar a Mariupol. En 2016, en Siria, los ataques aéreos rusos sobre Alepo destruyeron casi todos los hospitales e instalaciones médicas de la ciudad.

En todas las regiones de Ucrania, Rusia sigue atacando las centrales eléctricas y las estaciones de calefacción y suministro de agua. La gente puede sobrevivir sin acceso a la electricidad, la calefacción y el agua. Sin hospitales es imposible vivir en las ciudades.

(Ghanna Mamonova/The Reckoning Project)(Ghanna Mamonova/The Reckoning Project)

El bombardeo del mayor hospital infantil de Ucrania, que trataba a los más vulnerables y era un símbolo de esperanza y salvación para los padres de todo el país, es también un golpe que debería haber quebrado la moral de la gente.

Pero en Kyiv, más de dos mil socorristas, policías, militares y voluntarios se unieron a la operación de rescate. En las primeras diez horas se recaudaron 2,5 millones de dólares para el hospital.

Por Anna Mamonova y Angelina Kariakina – The Reckoning Project-Infobae

FUENTE: chptnoticias.com